12 de abril de 2018

Del Morirsoñando y otros cuantos cuentos

Morirsoñando: Cuentos agridulces, 1998-2008 - Víctor Manuel Ramos
Hace unos meses terminé un trabajo que venía haciendo entre etapas de actividad en muchos frentes, revisar y preparar para publicación los primeros cuentos que escribí y saqué a la luz hace más de una década. Los publiqué entonces bajo el título de Morirsoñando: Cuentos agridulces, 1998-2005, indicando que reunía los relatos que sobrevivieron a esos años. Pero esta vez se me ocurrió que, además de revisarlos, debía expandir el período de esa publicación para cubrir mi primera década de ficciones. Así lo hice.

He aquí, entonces, el libro revisado y expandido: Morirsoñando: Cuentos agridulces, 1998-2008. Incluye los cuentos que mis primeros amigos de lectura conocieron de mi parte, más otros cuantos cuentos que formaron parte del mismo período.

El libro está publicado y circulando, en versiones digital y de papel, hace unos meses, reemplazando los enlaces para la edición anterior que se había agotado, pero justo cuando terminé la tarea de darlo a luz mis ocupaciones laborales me obligaron a olvidarme de él y no hice nada para anunciarlo, excepto poner en mis páginas los enlaces actualizados.

Este es un simple anuncio. No me voy a ocupar de decir mucho de mis propios intentos de escritura, considerando que la subjetividad nublaría mi razón, pero puedo compartirles que me alegra soltar estos cuentos otra vez al aire y que mi experiencia inicial con ellos ha sido muy satisfactoria. He recibido noticia de lectores de la primera edición en distintos lugares del planeta que gracias a las redes (tanto de relaciones físicas como virtuales) encontraron uno que otro cuento o leyeron todo el texto y respondieron a él. Ha sido ese libro una excelente manera de conectar con personas de marcado talento literario y calidad humana que todavía siguen siendo amigas y amigos.

Hablando de eso, hay tres talentosos creadores a quienes debo agradecer su colaboración: al pintor Alberto Pancorbo, por cederme nuevamente el uso de su pintura en óleo “Sueño blanco” para la imagen de la cubierta; al escritor René Rodríguez Soriano por prestarme su reseña de la primera edición del Morirsoñando para servir como una especie de introducción (y por aceptar mi testarudez sobre dónde yo la ubicaría en este libro y por discutir a buena manera sobre cierta declaración que yo hice en el prefacio con la que él no está del todo de acuerdo); a la escritora Rosa Silverio por permitirme reimprimir una entrevista que quien fuera ella hizo una vez a quien fuera yo sobre el que fuera este libro (ya todos hemos cambiado).

Ven lo que digo de mis amigas y amigos. Los invito también a que vayan a conocer su trabajo: Pancorbo se encuentra aquí; Rodríguez Soriano se encuentra aquí y Silverio se encuentra aquí. Y ya que hablo de sitios, les comparto también el enlace al mío (más bien una recopilación lenta de enlaces) fuera de este blog.

Finalmente, no sé quiénes son todos ustedes que pasan por este sitio, plagado a veces de telaraña, pero me dicen los rastreadores de nuestra privacidad (no los pongo yo, son cuestión de las redes) que la mayoría de ustedes ha llegado a estas páginas desde Estados Unidos, Rusia, Francia, mi natal República Dominicana, España, México y Venezuela, en ese orden. Supongo que algunos de ustedes llegan a parar por aquí por accidente, pero he querido siempre expresarles mi agradecimiento por su interés en mis palabras. Igual a los que han leído o leerán las páginas del Morirsoñando. Siempre es bueno tener amigos, aunque sean invisibles.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

donde puedo comprar el libro

Víctor Manuel dijo...

Hola, el libro se distribuye a través de Amazon y otros establecimientos afiliados. Puedes usar el enlace en el título del libro (arriba) para mirar.

Publicar un comentario

Gracias por su comentario. Aparecerá en esta página después de que sea aprobado por el moderador.