16 de diciembre de 2020

Anna Karenina, o el triunfo de la desilusión

Lev Nikoláyevich Tolstói
Lev Nikoláyevich Tolstói

Contaba mi abuela que quien leyera la Biblia entera se volvería loco, y creo que se puede decir lo mismo de una novela de Leo Tolstói (o Leo Tolstoy, en su forma inglesa).

Este año empecé de nuevo desde las primeras páginas de Anna Karenina, que por lo menos en mi edición es un novelón de más de 800 páginas, y llegué al final a través del encerramiento de la primavera y los meses de pandemia por venir, según las variadas opciones de entretenimiento fuera de casa fueron clausuradas. Este fue un año que se prestó a estas largas ficciones del siglo diecinueve.

El conde Lev Nikoláyevich Tolstói  —ese era su nombre y en honor al estilo ruso habría que decirlo completo en segundas y terceras referencias, aunque sea para confundir— también se perdió y quizás enloqueció un poco escribiendo esta y otras novelas realistas.

En breve resumen (y no hay manera de resumir esto), Tolstói cuenta la historia de algunas familias de la aristocracia rusa (tantos condes, y príncipes y princesas que la sangre de casi todos los personajes parece ser de otro color) donde las relaciones maritales andan sufriendo, y como dice famosamente en su oración introductora, cada familia infeliz es infeliz a su manera (1). 

Nada es nuevo en asuntos de infidelidades (mientras ha habido relaciones maritales han existido), pero la ofensa en la que se afinca este relato para la época es mayor porque la protagonista de una de esas relaciones ilícitas es Anna Karenina, mujer bien casada y madre de un niño con Alexei Alexandrovich Karenin, un ministro de la corona rusa (el hermano de Karenina, el príncipe por matrimonio Stepan Oblonsky, también tiene su amante, pero para él las consecuencias son mínimas). Ella termina enredada con el joven y apuesto conde Alexei Kirillovich Vronsky — otro Alexei para añadir a la confusión de nombres, apodos empequeñecidos y anglicanizados, títulos y patronímicos. Cuando se descubre su relación, Karenina debe escoger entre quedarse en un matrimonio de apariencias y conveniencia o irse a vivir con el amante y renunciar no solamente a la vida de su clase social sino también a sus derechos como madre. Qué se podría decir: La pasión es más fuerte y mala consejera. Pero también se podría decir que ella escoge su verdad sin vacilar en las consecuencias. Karenina se va con Vronsky y su suerte está echada en el torbellino de rechazo, culpas, celos y recriminaciones que la llevará a su perdición.

A la par de todo esto hay otra historia melodramática: el conde Konstantin Dmitrich Levin —fácil de reconocer como el alter ego del autor— se enamora de la princesa Ekaterina Alexandrovna Shcherbatsky, o Kitty, la cuñada de Karenina que antes tenía sus ojos puestos en Vronsky (y él más o menos en ella). Levin y ella terminan primero no pueden empatar y él se retira frustrado y triste, pero a su debido tiempo terminan en matrimonio y escapan de la vida de sociedad de Moscú. Se van al campo donde Levin mantiene una relación idílica con la tierra, profesa su amor por el trabajo físico y se propone ser un amo benevolente con la clase campesina de muzhiks que laboran bajo su autoridad. Este hilo narrativo parece ser el motivo de Tolstói para exponer ciertas ideas —francamente regresivas— de buenos amos y dedicados sirvientes, un mundo de  latifundios, que puede sustituir el orden centralizado de la corona rusa en vez de grandes reformas revolucionarias o partidismos semidemocráticos (una aburrida escena en que hay debate y voto sobre asuntos de gobierno se presenta como un ambiente confuso de competición de egos y comicios cuestionables, aquella vieja sospecha del caos superando al orden en gobiernos que intentan ser representativos).

Pero no fue tanto lo que Tolstói se propuso decir como lo que dijo sobre las relaciones humanas que ha hecho de esta novela una obra que se sigue leyendo y de la que se han hecho numerosas representaciones, adaptaciones y películas a través de las décadas (de esas, recomiendo la versión ingeniosa de cine-teatro de 2012 del director Joe Wright y adaptada para filme por el escritor Tom Stoppard). El atractivo de esta historia de Tolstói es la fascinación por la historia de una mujer transgresora, que renunció a su familia y reputación por el amor, y al fin perdió todo. Tolstói ni siquiera quiso cederle a Karenina que su entrega a la pasión haya valido la pena, porque lo único que engendró fue sufrimiento y abandono en ella y en sus sobrevivientes.

Para mí no hay duda de que Tolstói se propuso una obra moralista en la que se establecen demarcaciones muy claras para las relaciones y el orden en la sociedad, pero fue su afán artístico en representar a los personajes en todas sus dimensiones, dándole vida a Ana Karenina más allá de la caricatura de mujer impertinente, que la convirtió a ella en un personaje trágico de gran complejidad. No es difícil identificarse con su aspiración de libertad y hasta con sus impulsos autodestructivos, porque todos nos debatimos, o debatiremos, en algún momento entre sentimientos encontrados. El hecho de que ella sea mujer, y que pague un precio más alto por su infidelidad, introduce una crítica progresista, aunque sea sin intención, en la evaluación de esa sociedad rusa de finales del siglo diecinueve — aunque ese mismo aspecto del relato quizás se haya incluido más como advertencia que protesta.

Como podría suceder en cualquier relación, Karenina y Vronsky se malentienden y se culpan directa o indirectamente de la infelicidad, aunque es claro que mucho de lo que les sucede es parte de la simple condición de ser humanos.

La parte que a mí me involucró más se encuentra justo antes del terrible desenlace, cuando Karenina se encuentra decepcionada, arrepentida, rabiosa, rebelde y se siente traicionada por la misma realidad; podría decirse que anda al borde la locura. Entonces, escoge una interpretación cínica del mundo en que vive, y en que todos vivimos, como decía ella al retomar sus pensamientos (la traducción del inglés, que ya es traducido del ruso, es mía):

"Sí, ¿adónde estaba yo? En el hecho de que no puedo concebir ninguna situación en la cual la vida no sea sufrimiento, que todos somos creados para sufrir, y que todos lo sabemos y seguimos inventando maneras de engañarnos. Pero si ves la verdad, ¿qué puedes hacer?” (Tolstoy 766).

Después de acompañarla por todas las vueltas de una narrativa que no cede a la fantasía, es natural que el lector descubra en Karenina sus propios fracasos y desilusiones, y es en ese desvío de la intención de la historia que el personaje (y su narrador) logran una especie de triunfo.


Índice de Obras Citadas

Tolstoy, Leo. Anna Karenina: A Novel in Eight Parts. 1878. Traducido por Richard Pevear and Larissa Volokhonsky, 4th ed., Penguin Books, 2002.

Wright, Joe. Anna Karenina. 2012.

Imagen

Retrato de Lev Nikoláyevich Tolstóihttps://commons.wikimedia.org/wiki/File:Tolstoy_140-190_for_collage.jpg. Galería estatal Tretiakov, Moscú.

2 comentarios:

Joselu dijo...

Leí hace más de treinta años un par de veces el libro que reseñas, junto con Guerra y paz y otros. Guardo un recuerdo excelente, aunque lejano, de la lectura de los mismos. Ahora muy recientemente he leído los diarios de la última parte de la vida de Tolstoi y he conocido el escaso valor que daba el autor a estas grandes novelas, sumergido cada vez más profundamente en su vida espiritual y mística. Casi las ve como pecadillos de su juventud y creo que había renunciado a los derechos de autor de estas novelas, en contra de la opinión de su mujer que había sido su secretaria durante su elaboración. Las contradicciones del viejo Tolstoi que enfrentan sus convicciones políticas y sociales con su situación de conde con extensas tierras y servidores, hace que la literatura del pasado haya casi desaparecido de su vida. Las preocupaciones del anciano Tolstoi eran ya muy lejanas. No obstante, la enorme calidad de Ana Karenina o Guerra y paz hacen que probablemente este autor sea el más destacado de la literatura rusa. Me has recordado el argumento de la novela. Saludos cordiales.

Víctor Manuel Ramos dijo...

Hola José Luis, sí, parece que a Tolstói le interesaban más las ideas y su literatura giraba en torno a ellas, hasta que dejó de ser importante. Él también llegó a decir que Anna Karenina era su única novela porque tenía ciertos elementos ficticios, particularmente el mismo personaje de Anna, que parecía ser tomado de un incidente noticioso donde vivía. No he leído su diario, pero de todos estos elementos y de cómo al final abandonó su vida para irse a morir en tránsito supone uno que estaba en conflicto consigo mismo a un nivel que supera al de la mayoría de nosotros.

Publicar un comentario

Gracias por su comentario. El moderador se reserva el derecho de borrar comentarios que sean promocionales o constituyan ataques o abuso de esta plataforma.

Lo más reciente en Libro abierto

Escena de terror

El hombre se levanta en esas horas de la mañana en que se oyen los insectos silbar en la oscuridad del patio. Un golpe de vergüenza anuda su...

Escribir al autor

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Temas tratados

1984 2016 2017 2018 2020 A View From The Bridge absurdo abuela Academia Norteamericana de la Lengua acción Adolfo Bioy Casares Africa agricultura Albert Camus Alberto Domínguez Borrás Aldous Huxley Alejandro Filio Alfred Korzybski Alonso Cueto ambivalencia América América Latina amistad anécdota ángeles Animal Farm animales Anna Jarvis Anna Karenina Antes que anochezca Antoine de Saint Exupéry antología AOL Latino apariencias Argénida Romero Argentina Armando Manzanero Arraiga arte Arthur Miller artistas atletas autoayuda autor Avatar avatares aves aztecas baloncesto Bangladés baptismo Bardo Thodol Barrio Chino bautismo Beatriz béisbol belleza bendición Benjamin Franklin bestsellers Biblia bibliotecas bienes bienes raíces bilinguismo biografías Blogger blogósfera blogs Bowery Park Brave New World Brian Selznick Broadway Buda Budismo Buenos Aires búsqueda Calcuta cambio cáncer capitalismo caridad Carlos Drummond de Andrade Carlos Ruiz Zafón catolicismo certámenes César Vallejo Chernóbil Chile Cien años de soledad ciencia ficción cine cinismo Círculo de Lectura de Nueva York ciudad Claudia Gómez Colombia colombiano colonización comercialismo compasión computadora comunidades comunismo conflicto conquista Consuelo Velázquez consumismo consumo Contraportada Copa Mundial Cornejo rojo coronavirus corporaciones correos crédito creencias crimen crisis cristianismo crónicas Cuba cuento cuentos cultos cultura Cybook Daisy Cocco de Filippis Dalai Lama Daytona Beach Death of a Salesman democracia deportes desaire Desnuda Desolación Despertad destino determinación Día de las madres diapositivas diego velázquez dificultades Dino Bonao discursos distopías documental Dominicana en Miami dominicanidad Dominicanness dominicanos Don Quijote de la Mancha dramaturgos Dulce compañía ecología economía editoriales educación efímero El amor en los tiempos del cólera El deseo de pertenecer El juego del ángel El libro tibetano de los muertos El mal del tiempo el más allá el mundo es plano El Principito El proceso El Seibo El Sentinel El susurro de la mujer ballena emigrantes Emma Jane Robinett empresas entretenimiento entrevista Epícteto esclavitud escritores escritura escuelas escultura España español espiritualidad Estados Unidos estoicismo eventos existencia existencialismo Facebook familia fanatismo Farenheit 451 fe felicidad feminismo Fernando Botero festividades ficción Fidel Castro Filadelfia filosofía filosofía de vida Finales felices flores Florida fotografía fracaso Francisco de Goya Francisco Laguna Correa Franklin Gutierrez Franz Kafka fundamentalismo fútbol futuro Fyodor Dostoevsky Fyodor Dostoyevsky Gabriel García Márquez Gabriela Mistral genealogía George Orwell George Sand Glenda Galán globalización Gloria Chávez Vásquez gnosticismo gobiernos gordas gordura guerras Haití Hécsa Costa Héctor Rivera Hempstead Henry David Thoreau Hiedra Magazine historia Hojas de hierba Hollywood hombre homónimo homosexualismo Honduras Hugo humor ideales iglesias impronta In The Heights información informática inglés inocencia inspiración internet invasión Ismael Serrano Jean-Paul Sartre Jesús Jiddu Krishnamurti Joan Manuel Serrat Joaquín Balaguer Jorge Luis Borges José Alfredo Jimenez José de Ribera José Martí Joseph Campbell Juan Bosch Juan Dicent judaísmo Judas Iscariote Julia Alvarez Julio Cortázar Julio Verne Junio 2014 Junot Díaz justicia Kindle La Atalaya La invención de Hugo Cabret La invención de Morel La metamorfosis La realidad y el deseo La sal del olvido La sombra del viento La vida es sueño La vida pasajera ladinos Langston Hughes Las Hijas del Sol Laura Restrepo lectores electrónicos lectura lecturas Leo Tolstoy Lev Nikoláyevich Tolstói Lhasa de Sela libertad libre expresión Libro abierto libros libros electrónicos Librusa Lila Downs Lin-Manuel Miranda literatura literatura infantil lluvia lo real maravilloso Long Island Los premios Los Quemados Luis Alberto Ambroggio Luis Cernuda luteranismo Macondo madres Madrid Manhattan manifiesto literario marcas Maria Conchita Alonzo mariachi Mark Twain marketing Martín Lutero Martin Luther King Jr Martin Scorsese maternidad mayo McDonald's Medio Oriente medioambiente medios medios sociales memoria memorias Memorias de mis putas tristes mente Merry-Go-Round México Miami microrrelato miedo Miguel de Cervantes Saavedra mito Moisés Morirsoñando mormones mormonismo motocicletas muerte multimedios Museo del Prado música musical MyBlogLog MySpace Nacidos en los burdeles nacionalidad nacionalismo Napster narrativa naturaleza Nery Russo nihilismo Nikos Kazantzakis niñez Nobel nostalgia noticias novela novela gráfica Nueva York Nuevayor bajo la nieve NY1 Noticias obesidad opinión Oprah oración Pablo Neruda palabras panegírico Paris pastor Pedro Guerra película pensamiento periódicos periodismo personajes personalidad Perú peruano Pie Derecho pintura Platón Plinio's Walk poema poesía Pokémon política Popeye Popshot Magazine Praga Premio de Novela Federico García Godoy premios privacidad proceso creativo protestantismo pseudónimos psicología Puerto Rico Quiara Alegría Hudes Rafael Leónidas Trujillo Rainer Maria Rilke Ray Bradbury raza Reader Digital realidad realidad virtual realismo realismo mágico redacción redes sociales reflexiones Reinaldo Arenas relación relato religión René Rodríguez Soriano República Dominicana reseña reseñas retos revistas Ricardo Arjona Richard Bach Rick Warren riesgo Río Yaque Robert A.F. Thurman robótica robots Rodín Rómulo Betancourt Rómulo Gallegos Rosa íntima Rosa Silverio Rosana Arbelo Roslyn Harbor Rubén Sánchez Féliz Rusia Salón del Reino San Agustín San José de las Matas Santiago de los Caballeros secularismo semántica sentido serie seudónimos significado Siria sirios Snapchat socialismo sociedad Soraya Soren Kierkegaard spam Stendhal sufrimiento surrealismo Svetlana Alexiévich teatro tecnología Tegucigalpa televisión tenis terrorismo Testigos de Jehová The Adventures of Huckleberry Finn The Brief Wondrous Life of Oscar Wao The Crucible Thomas Jefferson Thomas L. Friedman Thomas Mann tibetanos tiempo tocayo Toni Morrison Tonxu Tracy K. Smith Traducción del Nuevo Mundo de las Sagradas Escrituras trama tributo triunfo Twitter Una vida con propósito Unión Soviética Unitarios Universalistas utopías Uuísmo vacío existencial velocidad venezolanos Venezuela verdad verso Viajeros del rocío Vicente Fernández Víctor Crisóstomo Víctor Manuel Ramos video videojuegos viernes santo violencia Viriato Sención Visitando escritores vivienda voces del destierro Voltaire Vuelta al mundo en ochenta días Walt Whitman Washington Heights Welcome to the Fatherland Winterness Yasmin Levy