Autoayuda condicional: libérate si puedes

9
sábado, septiembre 24, 2011
Tú puedes tener la vida que quieres, siempre y cuando lo que quieres no viole las leyes de la física ni del país donde vives.

Crea tu propio futuro, aunque el futuro no existe. Sé quien quieres ser, y acepta las consecuencias, porque siempre las habrá. Elimina los obstáculos mentales, bórralos de tu mente, y cuando se presenten en tu camino haz de cuenta que no existen.

No culpes a otros de tus males, porque todo el mundo es inocente, menos tú (por tu culpa, por tu culpa, por tu gran culpa). Deja de quejarte y toma las riendas de tu vida, porque el éxito no permite que aceptes tus debilidades ni que te desahogues. Ámate como eres, pero solamente después de que te quites de encima todas estas imperfecciones que te obstaculizan.

Respira hondo.

No te identifiques con los problemas, porque ser irresponsable te proveerá gran alivio. ¿A qué le das tu energía? Eres puro ser (bueno, y también huesos, músculos, tejidos, reacciones químicas).

Deja que tu vida surja espontáneamente. No hagas planes de nada y el presente se revelará ante ti, aunque eso signifique que se te olvide terminar tus proyectos.

Tú eres perfección como eres. No tienes que hacer nada. No tienes que buscar nada. Mírate a ti mismo ahora, pero arregla estas dos o tres cositas que te impiden la iluminación. Es decir, cambia quien eres.

Y por si acaso nada de eso funciona: Un día de estos te vas a morir.


Sobre el autor

Víctor Manuel Ramos es un periodista y escritor bilingüe radicado en Nueva York. Se ha desempeñado como redactor para varios medios de publicación diaria en Estados Unidos. Es autor de cuento y novela y ha publicado los libros Morirsoñando: Cuentos agridulces y La vida pasajera.

9 comentarios:

  1. Borges lo resumió en dos premisas: sé justo y sé feliz. Creo que él no pudo hacerlo.

    Me desagradan las recetas de cualquier tipo. Detesto los libros de autoayuda que te orientan sobre cómo vivir. Nadie te enseña a vivir, eso es algo que sale de dentro, y uno va aprendiendo a base de iluminación y sufrimiento. Vaivenes, errores, aciertos… van juntos. A veces se siente felicidad, a veces no. A veces uno necesita ayuda química y a veces no. No tengo ninguna fórmula sobre cómo vivir. No sirven de nada. Es una actitud permanente de alerta, de atención…

    The tree of life ¿qué piensan por NY de esta película?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Joselu -- Nada que agregar. Lo dices con claridad. En cuanto a esa película, no la he visto. Ni siquiera la había oído mencionar, pero parece que has escrito algo al respecto, así que leeré tu recomendación.

    ResponderEliminar
  3. Victor, tu me haces recordar que la vida es el presente. El pasado es solo un recuerdo, el futuro no existe hasta que se encuentra y se auna con el momento... el presente.

    ResponderEliminar
  4. Victor, cuando empecé a leerte pensé: ¿que mosca le picó a Victor? ¿Está empezando un cuento o está tratando de hacer un chiste?

    Los libros de auto-ayuda y de nueva era son un gran negocio. Se crea una adicción a "arreglarse" y "arreglar" el mundo.

    Como ese tipo de conocimiento es lineal, o sea, saber algo que no sabía, no ocurre ningún tipo de "salto cuántico" en cuanto al auto-conocimiento y por tanto no hay transformación, sino un cambio temporal.

    La transformación ocurre cuando diligentemente descubrimos nuestros puntos ciegos: "lo que no sabíamos que no sabíamos de nosotros mismos" y al vernos claramente, sin hacer ningún esfuerzo, actuamos de manera diferente y efectiva.

    Hace poco descubrí que a pesar de decir que queria ser una diferencia en el mundo, mi comportamiento demostraba lo contrario. Yo estaba contenta con mi pequeño mundo (mis amigos, mi familia, mis libros, mi karate, mi meditación, ... me, mi, conmigo, etc.). El que no "encajara" dentro de mis parametros, no formaba parte de "mi burbuja".

    Descubrí mi falta de autenticidad al respecto y desde entonces rompí la búrbuja, y estoy en el proceso de ser una contribución a la humanidad.

    Maritza Bueno

    ResponderEliminar
  5. Los libros de auto-ayuda el negocio del milenio, buscando la solución individual a problemas cuyas causa son colectivas, resultados de la putrefacción social, cultura y espiritual de la era posmoderna.

    Estos libros son una especia de 'blame the victim mentality.' Es la culpa del individuo por ser mediocre sino ha logrado hacerse rico o alcanzar el éxito. Suspiro....

    Estos nichos de sabidurías al centrar el problema de la insatisfacción individual en el individuo, obvian que éstas son provocadas por una cultura de consumo desenfrenado en las que el éxito está siempre ligado a la capacidad para consumir, pagar o alcanzar las frivolidades que nos venden en los medios de comunicación. Imagínate, cómo puedo yo ser feliz, si por mi propia ineptitud no he logrado tener una vida al estilo las Kardasian, por ejemplo. Estamos perdidos, lol.

    Saludos Víctor

    ResponderEliminar
  6. Pues, resulta Victor, que yo me amo mucho. No es ninguna tontería. Después de muchísimos años, ahora, al final de mi vida, me siento muy persona y con mucho aprendido aunque me falte mucho por aprender todavía. La vida me ha enseñado a vivirla y a aceptarla. Un abrazo Lola

    ResponderEliminar
  7. Ya lo he dicho antes. Aprendo más de las respuestas que recibo que de cualquier cosa que se me ocurra escribir. Gracias por sus comentarios.

    ResponderEliminar
  8. Yo me amo: con esta frase creo que te lo digo todo. No me he amado siempre, la verdad es que no me he gustado nunca hasta los 44 años que por circunstancias ajenas a mi voluntad empecé a saber de verdad lo que era la vida. Ahora con casi 78 años me siento muy persona y de verdad que estoy muy orgullosa de mí misma. No se si puedes captar la entonación de mis palabras..., no quiero parecer una estúpida.
    Un abrazo Lola

    ResponderEliminar
  9. Lola, no cualquier persona puede decir eso y sentirlo. Me parece maravilloso cuando esa actitud de vida es genuina. Yo escribí una nota deliberadamente ambigua y contradictoria para reflejar ese estado de confusión sobre el que se han edificado muchas mansiones.

    ResponderEliminar