La belleza y lo efímero.

0
sábado, diciembre 08, 2007


A mi esposa le encantan las flores. Tal vez porque intuye en ellas la naturaleza efímera de todas las cosas, intenta preservarlas en coloridas fotografías que revelan su intimidad.

Sus imágenes me recuerdan esos poemas aztecas que encontraban en las flores un símbolo apto para la vida.

LA VIDA PASA...

¡Oh flores que portamos,
oh cantos que llevamos,
nos vamos al Reino del Misterio!
¡Al menos por un día
estemos juntos, amigos míos!
¡Debemos dejar nuestras flores,
tenemos que dejar nuestros cantos:
y con todo la tierra seguirá permanente!
¡Amigos míos, gocemos: gocémonos, amigos!

Cant. Mex., f. 35 v., Iin. 16 ss. Anónimo de Chalco.

Sobre el autor

Víctor Manuel Ramos es un periodista y escritor bilingüe radicado en Nueva York. Se ha desempeñado como redactor para varios medios de publicación diaria en Estados Unidos. Es autor de cuento y novela y ha publicado los libros Morirsoñando: Cuentos agridulces y La vida pasajera.

0 comentarios: