18 de mayo de 2006

El deseo: espada de doble filo.

Dijo el Buda que la causa del sufrimiento es el deseo. El deseo es esa atracción hacia lo que no se tiene y, en algunos casos, no se debe tener. El deseo es el motor de las obsesiones. El deseo es nuestro día a día.

El deseo, ese manojo de antojos, tiene su polaridad negativa. No solamente se desea algo, sino que también se desea que no suceda algo. Es decir, se teme. El miedo podría considerarse, entonces, otro polo del deseo.

Hay veces en que deseo y miedo se unen en una experiencia, y nos estancamos. Queremos pero tememos. Ni una cosa ni la otra. ¿Qué diría el Buda de ese sufrimiento?

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su comentario. Aparecerá en esta página después de que sea aprobado por el moderador.