Un vacío lleno de formas.

7
domingo, abril 23, 2006
“La pianiste” es una película horrible. Deja un sabor amargo en la conciencia y un deseo de no desear nada; eso, aunque se presenta como la historia de pasiones secretas.

Resulta que las pasiones y las crueldades son hermanas, y se expone en este filme una gran contradicción: la rígida disciplina que exigen las bellas artes para ser bellas. Un pianista, una pianista, deben someterse a la tortura de numerosas prácticas; a la reproducción estricta de la composición; a la precisión de tono, tempo y temperamento, para que la música sea. Lo mismo sucede, con otras formas, en las demás artes.

En “La pianiste”, un filme francés que salió en 2001, se expone ese sometimiento del artista a su arte, hasta el punto de que el artista pierde algo de la experiencia humana en la búsqueda de la perfección de expresión. En este caso, la represión que resulta se extiende a la vida de relaciones de la maestra de piano que es el personaje principal, una mujer de apariencia clásica con ansias sexuales insatisfechas que se convierten en aberraciones y la llevan a la enajenación.

Esta preocupación del artista por la belleza, qué es. ¿A qué tanto empeño? ¿Es simple exhibicionismo? ¿Deseo de aprobación? ¿Un vacío lleno de formas? ¿No es el arte, después de todo, artificio y, por tal, artificial?

La película lo muestra así. En la repugnancia que genera, con uno de los desenlaces más antirománticos y antiheroicos que se puedan concebir, está su logro. Para aquellos de nosotros que aspiramos a la expresión --llámese musical, plástica o literaria-- es una advertencia. La belleza no le pertenece a las formas, aunque vista su ropaje.

Sobre el autor

Víctor Manuel Ramos es un periodista y escritor bilingüe radicado en Nueva York. Se ha desempeñado como redactor para varios medios de publicación diaria en Estados Unidos. Es autor de cuento y novela y ha publicado los libros Morirsoñando: Cuentos agridulces y La vida pasajera.

7 comentarios:

  1. estoy de acuerdo contigo...oye,
    pleasse, sé más tierno con K...

    ResponderEliminar
  2. Victor, en ningún momento he sentido que dejaras de ser tierno, amable y delicado en todas tus visitas al blog. Estoy flipando un poco con todo esto y me está llegando a molestar... En definitiva, Victor, tú puedes ser como quieras cuando entres en mi sitio, que es el de todos aquellos que quieran leerlo y compartir, simplemente. Gracias y perdona las molestias.

    ResponderEliminar
  3. Victor Manuel: estoy navegando por tu página, GRACIAS por contestar...
    Sabes, lo de ser más tierno con K sólo te lo dije por vacilar, ser lúdicos... pero ante la respuesta de K que se sale contexto, te pido publiques la mía : yo sólo dije tierno, no agregue que no fueras ni amable, ni delicado y me lo están colgando encubiertamente...no lo acepto, porque sí algo tengo es que digo las cosas a la cara y mi pluma no se detiene cuando tiene que ser franca...K se está empezando a molestar... creo que lo correcto es que sí soldesoles le molesta, lo diga en su blog ó en mi blog y no en tu página, pues te compromete a tomar partido... yo creo que uno puede entrar a la página que quiera sin pedir permiso pues ese es el formato de nuestros blog, de lo contrario no estaríamos vínculados unos con otros... Mi respeto y consideración permanente... saludos, ojalá y me visites...

    ResponderEliminar
  4. Hola de nuevo... espero que no te moleste que ya nos anuncian juntos en GOOGLE... soldesoles ...ahh, no lo creo, me gusta tu estilo franco...

    ResponderEliminar
  5. K y "soldesoles" no sé por qué me da la impresión de que estoy metido en una pelea entre marido y mujer, así que no tomo partido, pero, bueno... creo que tal vez les caería bien la película de la que hablo. Es un poco sadomasoquista.

    ResponderEliminar
  6. ! Qué bien me caes ¡ yo creo que el navegar por internet sólo nos debe llevar a hacer amigos, qué oportunidad tan grande tenemos todos de estar tan cerquita unos de otros, aunque haya mucha distancia geografica de por medio.

    ResponderEliminar